lunes, 17 de marzo de 2014

El Lago de las lágrimas

 ADVERTENCIA: Esta entrada contiene spoilers de la saga El cinturón de Deltora. No la leas hasta haber terminado la primera parte, Los Bosques del silencio.

 Buenas, compañeros de fatigas y lectores ocasionales. Esta semana damos un pasito más en nuestro viaje por Deltora, dejamos atrás los Bosques del silencio y encaminamos nuestros pasos hacia El Lago de las lágrimas, guiados como no por la genial pluma de Emily Rodda. 
 
 Con la firme intención de vencer al Señor de la Sombra y expulsar su mal de Deltora, Lief, un joven de dieciséis años, y Barda, un antiguo guardia de palacio, han emprendido un viaje por todo el país para encontrar las siete gemas perdidas del cinturón de Deltora, el único objeto capaz de hacer frente a su poderoso enemigo. Su primera parada fueron los Bosques del silencio, donde con la ayuda de Jasmine, una joven huérfana que habitaba en ellos, nuestros héroes consiguieron recuperar la primera piedra, el topacio, símbolo de la fe.

 Tras hablar con el espíritu de su madre muerta gracias a los poderes del topacio, Jasmine decide unirse a Lief y Barda en su aventura, pero no lo hace sola. Junto a ella siempre van un roedor llamado Filli y el cuervo Kree, dos animales pequeños pero de demostrado valor. Juntos, el recién formado grupo sale de los bosques y se dirigen al norte, hacia el territorio de la malvada bruja Thaegan.

 En su camino hacia el Lago de las lágrimas, nuestros aventureros no dejarán de ver los estragos que durante años han causado Thaegan y sus trece hijos. También conocerán a Manus, un ralad prisionero de los guardias grises; los ralad son otra de las razas que habitan en Deltora, de menor tamaño que los humanos pero con una capacidad y habilidad extraordinarias para la construcción. Por contra, los ralad perdieron la capacidad de hablar hace años debido a un maleficio de Thaegan. Tras liberarlo de sus captores, Manus mostrará a Lief y el resto el camino hacia el Lago de las lágrimas, donde la siguiente piedra espera custodiada por un temible guardían.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada