domingo, 8 de abril de 2012

Los perros, ¿quién los convirtió en fieras?

La de hoy es una historia algo extraña. O al menos eso me parece a mí. "Los perros, ¿quién los convirtió en fieras?", de Robert Calder, es una novelita que podríamos denominar de pseudo-terror, salpicada de ciertos elementos disonantes que alteran bastante la historia.

La historia se centra en Alex Bauer, profesor de Literatura, divorciado con dos hijos, y su perro, un pastor alemán llamado Orph. Bauer pasa un feliz día junto a sus hijos en su cabañan en la montaña pero, mientras va a por la carne para la barbacoa, Orph ataca al hijo menor mordiéndole en la cara. De inmediato, Bauer ata al perro y se lleva a su hijo al hospital, pero Orph se acaba soltando y escapa. En su huída, el animal se encuentra con otros perros vagabundos y forman una pequeña manada que recorre la región en busca de comida ya sea en cubos de basura o atacando a los rebaños. Además, no dudan en defenderse de cualquier humano que les haga frente. Tras varios ataques, la manada acaba por convertirse en un problema grave, necesitando incluso la intervención de las fuerzas de seguridad. Por su parte, Bauer tendrá que enfrentarse a su exmujer, que lo culpa de lo sucedido y se niega a dejarle ver a sus hijos, y con el sentimiento de culpa de lo que su perro está haciendo. Todos estos fracasos se agitan en la mente de Bauer hasta que un pensamiento se abre paso entre ellos: es tarea suya detener a Orph.

En cuanto al estilo de Calder, deja mucho que desear, al menos para mi gusto. La narración nace de varios puntos, en principio inconexos y sin relación entre sí, que muestran el desprecio, la arrogancia y la crueldad con que el hombre trata a los perros, pero al final es la manada de Orph la que recoge todas esas historias. En el transcurso de la historia, vemos momentos en que los humanos se animalizan y los perros se humanizan, actuando los primeros por pensamiento basados en el instinto y los segundo en instintosEnlace racionalizados. Los pasajes en los que la manada acecha antes de atacar a los humanos están descritos de forma muy precisa, inspirando, sino temor, sí una cierta inquietud, como si realmente hubiera una manada de lobos hambrientos preparados para lanzarse contra el lector. Por otra parte, los ataques están descritos con demasiados detalles y de forma muy sangrienta, lo que le da a la historia una violencia innecesaria para la narración pero necesaria para la crueldad que Calder pretende mostrar en la relación entre can y hombre. Lo que sí encuentro del todo innecesario son los detalles de las relaciones sexuales de Bauer con distintas mujeres a lo largo de la historia o la pequeña relación con las drogas que hay el principio, que no aportan nada y que parecen estar ahí sólo por capricho del autor, como si quisiera defender un modo de vida algo hippie... Pero esto es sólo una opinión personal.

Más información: http://www.tercerafundacion.net/biblioteca/ver/ficha/6608

1 comentario:

  1. Gracias por escribir esta reseña. Saludos.

    ResponderEliminar