lunes, 26 de noviembre de 2012

Bajo la fría luz de Octubre

Hoy os presento una novela de un paisano mío, de Albacete capital. Me refiero a Eloy M. Cebrián y el nombre del libro es “Bajo la fría luz de Octubre”. En principio, este libro llegó a mis estanterías por obligación ya que tenía que leerlo para el instituto, pero hoy en día estoy muy contento de tenerlo porque cuenta una historia que no debe ser olvidada por nadie.

“Bajo la fría luz de Octubre” narra la vida de Maruja Cebrián, una niña de unos once años, y su familia desde la proclamación de la II República española hasta los primeros años de postguerra. La historia transcurre en Albacete y cuenta los sucesos más importantes ocurridos allí durante la guerra así como los detalles de la vida diaria.

El padre de Maruja, Eloy (abuelo y tocayo del autor), es partidario de la república y participa en la vida política de una forma más o menos activa. La novela nos muestra cómo fue la Feria durante aquellos años y la creciente tensión que había entre los falangistas y los comunistas y anarquistas. Tras el pronunciamiento militar del 18 de Julio, la ciudad es tomada por la Guardia Civil que encarcela a los principales líderes republicanos durante la llamada “Semana Fascista”. Sin embargo, el gobierno local acaba tomando el control de la situación y encarcelando a los golpistas, pero la guerra ya está en marcha. Desde aquí, la historia discurre entre los detalles diarios, como la escasez de alimentos o la desconfianza entre vecinos, y los grandes acontecimientos de la guerra, como el asalto a Madrid, la llegada de las Brigadas Internacionales o los bombardeos sobre la ciudad, hasta llegar al fin de la contienda y el inicio de la postguerra y la represión franquista sobre los vencidos.

La novela está escrita, no cabe la menor duda, desde un punto de vista parcial (lo cuál no es para nada censurable) pero para nada ciego: la historia se plantea como si hubiera un bando de “buenos” y otro de “malos” pero los “buenos” también hacen cosas “malas” (aunque no se reconoce ninguna bondad a los “malos”). Esta visión “medio-maniqueísta” de los sucesos ocurridos refleja de forma muy acertada lo que debieron sentir nuestros padre y abuelos que vivieron en aquella época y es muy posible que “Bajo la fría luz de Octubre” cuente la historia de cada uno de ellos cambiando el bando según la situación. Es decir, no es una novela “históricamente parcial”, pero es que no debe serlo, con lo que el autor acierta de pleno. Otra cosa que me gusta mucho de ella es la descripción que hace de la ciudad, dando detalles sobre lugares que todavía existen y que son fácilmente reconocibles. De esta forma, puedes hacer tu propio “tour turístico” por la ciudad usando la novela como guía y recreando, gracias a ella, cómo debió ser en la época de la guerra. Además, la historia alienta a conocer la historia de Albacete, a conocer lo que pasó en aquel entonces no sólo de forma teórica, sino práctica y visual.

Eloy M. Cebrián nació en Albacete en 1963. Se licenció en Filología Inglesa y se dedica a la enseñanza. Es autor de “El reinado de Filipo” (1998), “La conquista de Asia” (2000), “Bajo la fría luz de Octubre” (premio Jaén de Narrativa Infantil y Juvenil 2003) y de “El fotógrafo que hacía belénes” (premio Francisco Umbral de Novela del Ayuntamiento de Majadahonda) entre otras.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada