lunes, 17 de diciembre de 2012

Yo, Aníbal

Tras tenerlo mucho tiempo abandonado, vuelvo hoy al género histórico con una novela bastante buena e interesante, “Yo, Anibal” de Juan Eslava Galán, que narra la historia del famoso general cartaginés desde su infancia en Cartago hasta su muerte en Asia pasando por el famoso viaje de los elefantes a través de los Alpes.

Acabada la Primera Guerra Púnica, Amilcar Barca vuelve a Cartago a conocer a su hijo, Anibal. Tras pasar unos años en casa para arreglar sus asuntos y posesiones, Amilcar emprende un nuevo viaje, esta vez hacia Hispania, en busca de riquezas y tierras para su pueblo, y Anibal irá con él para aprender lo que significa pertenecer a una de las grandes familias cartaginesas. En Hispania, el pequeño Anibal se convertirá en un hombre digno de ocupar el puesto de líder de la familia a la muerte de su padre y su cuñado, Asdrubal.

Los negocios y conquistas de Anibal avanzan a buen ritmo hasta que Roma, preocupada por los logros de su gran rival, decide echarle el freno. Harto de las imposiciones del Imperio, el general cartaginés decide cruzar los Pirineos, la Galia y los Alpes con todo su ejército para acabar de una vez por todas con Roma. Ha comenzado la Segunda Guerra Púnica, en la que Anibal conocerá a su gran rival en la táctica militar: Publio Cornelio Escipión “el Africano”.

En “Yo Anibal”, Eslava Galán consigue recrear con gran acierto (si tiene fallos, yo no he sido capaz de descubrirlos) el mundo antiguo y las relaciones entre dos ciudades tan opuestas como Roma y Cartago. Además aborda también temas menos conocidos por el público en general, como el matrimonio y familia de Anibal o sus relaciones con la Balanza, el senado cartaginés, hechos que (verídicos o no) dan una gran profundidad y trasfondo al personaje y a la historia.

Juan Eslava Galán es un famoso escritor nacido en Arjona (Jaén) en 1948. Está licenciado en Filología inglesa por la Universidad de Granada y fue profesor asistente en la Universidad de Aston (Birmingham). Ha escrito más de cincuenta libros, haciendo siempre gala de un sentido del humor bastante particular y satírico. Ha ganado, entre otros, el premio Planeta (“En busca del unicornio” , 1987) y el premio Fernando Larra (“Señorita”, 1998). También ha publicado algunas obras bajo el pseudónimo de Nicholas Wilcox.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada