lunes, 17 de septiembre de 2012

Choque de reyes

ATENCIÓN: Esta entrada contiene spoilers de la segunda parte de “La canción de hielo y fuego”. No leer esto hasta haber completado “Juego de tronos”.

Estoy seguro de que si habéis leído “Juego de tronos” os habréis quedado con ganas de más. Afortunadamente tenemos “Choque de reyes”, la segunda parte de “La canción de hielo y fuego”, escrita, como no, por el gran George R. R. Martin.

“Choque de reyes” narra los acontecimientos ocurridos en Ponientes justo después de los aparecidos en “Juego de tronos”. Los Siete Reinos están agitados tras las muertes del rey Robert y Eddard Stark, y los distintos pretendientes al Trono de Hierro luchan entre sí. De momento es Joffrey Baratheon el que se sienta en el trono de Desembarco del Rey, aunque las labores de gobierno recaen en su madre y en su tío Tyrion. Dada la juventud del joven monarca y la ineptitud de la reina Cersei, será el Gnomo el encargado de proteger la ciudad mientras su padre, Tywin Lannister comanda sus ejércitos contra Robb Stark y sus norteños.

Entretanto, los dos hermanos de Robert, Stannis y Renly se han autoproclamado reyes y reunen a sus ejércitos para tomar la ciudad. Stannis Baratheon, hermano mediano de Robert, reclama su derecho al trono alegando que Joffrey y sus hermanos son fruto del incesto entre la reina y su hermano mellizo Jaime. Apenas un puñado de señores menores han contestado a su llamada para reunirse en Rocadragón, la antigua fortaleza Targaryen. Sin embargo, Stannis parece contar con una arma secreta, una extraña sacerdotisa roja venida de oriente que lo ve como el elegido por su dios para derrotar a la oscuridad. Por su parte, Renly también conoce la verdad sobre el origen de los hijos de Cersei, pero se niega a aceptar a su hermano Stannis como rey ya que piensa que sería un mal gobernante y que él lo haría mucho mejor. Y parece no ser el único que lo piensa ya que cuenta con el respaldo de los Tyrrell de Altojardín y todos los señores del Dominio.

Mientras, en Aguasdulces, Robb Stark ha sido coronado Rey en el Norte y reclama como suyos todos los territorios desde las tierras de los ríos hasta el Muro. Pero donde su hijo ve gloria, Catelyn Stark no ve más que peligros para él y para sus hermanos. En efecto, Sansa sigue en la Fortaleza Roja, atrapada por los Lannister mientras descubre que su vida no será tan dulce como la de las doncellas de las canciones. En cambio, Arya consigue huir de la ciudad gracias a Yoren, un hermano de la Guardia de la Noche que promete llevarla a casa, a Invernalia, donde ahora Bran espera como príncipe heredero del Norte.

Y al norte, más allá del Muro, encontramos a Jon Nieve, participando en la expedición de la Guardia de la Noche que trata de explicar las extrañas desapariciones de salvajes y exploradores y por qué los muertos se levantan para atacar a los vivos. Y miles de kilómetros de distancia, Daenarys se enfrenta a su propio reto. Muerto su hermano Vyseris, Daenerys es la última Targaryen, pero su esposo, el Khal Drogo ha muerto y su ejército se ha desvanecido. Sin embargo, tras traer al mundo a sus tres dragones, Daenerys tendrá que reunir a los pocos hombres que le son leales y cruzar el Desierto Rojo en busca de alguna esperanza de volver a su hogar.

En “Choque de Reyes”, Martin continua con el estilo marcado en “Juego de tronos” dedicando un capítulo a cada personaje. Además, nos pone en la piel de nuevos protagonistas, como Davos Seaworth (el caballero de la cebolla) o Theon Greyjoy, lo cual enriquece y da variedad a la lectura, narrando distintos sucesos desde varios lugares y creando una gran panorámica de ellos. Si os gustó “Juego de tronos”, en “Choque de reyes” encontraréis más y mejor de lo mismo, y os aseguro que acabaréis impacientes por comenzar la tercera parte, “Tormenta de espadas”.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada