lunes, 8 de abril de 2013

El hombre lobo de París

Hoy os presentaré un libro protagonizado por uno de los más famosos monstruos que la imaginación humana y el folclore nos haya regalado: el hombre lobo. Esta novela (regalo de cumpleaños de mi padre, todo sea dicho) es una de las primeras en abordar el tema de la licantropía, siendo pieza clave en cualquier biblioteca monstruosa que se precie (o al menos eso afirma el prólogo). Hoy os presento “El hombre lobo de París” de Guy Endore.

En una noche de fiesta por el animado París de los años 50, un joven estudiante americano de Literatura acabará encontrando un extraño informe judicial sobre un tal Bertrand Caillet. Dicho informe (escrito por Aymar Galliez, tío del acusado) narra la vida de Bertrand durante la III República francesa, en la época de la Comuna y la guerra con Prusia, y trata de explicar sus sacrílegos actos en cementerios y fosas comunes.

Josephine es una jovencita de trece años que acaba de llegar a París para trabajar como doncella en la casa de Madame Didier. Durante una tormenta, la supersticiosa señora decide mandar a la chica a la iglesia del barrio en busca de algo de agua bendita; jamás imaginaría que el lujurioso sacerdote aprovecharía la ocasión para violar a la niña, dejándola además embarazada. A pesar de las protestas de su sobrino, Aymar Galliez, Madame Didier decide ayudar a Josephine con el embarazo y responsabilizarse del niño. El pequeño Bertrand nacerá el día de Navidad, poniendo en grave peligro la vida de su madre. Dadas las circunstancias de su nacimiento y su aspecto, Madame Didier empieza a sospechar que Bertrand no es un niño normal, pero su sobrino piensa que no son más que supersticiones.

Tras la muerte de Madame Didier, Aymar se traslada al campo y se lleva a Josephine y Bertrand con él. Poco a poco, empezará a comprobar que las sospechas de su difunta tía sobre el pequeño eran fundadas: enigmáticos sueños, ovejas desaparecidas, extrañas manchas de sangre,... Desoyendo las quejas de Josephine, Aymar decide encerrar a Bertrand en su cuarto hasta que pueda analizar la situación y encontrar una solución; de lo que ya no tiene duda es que Bertrand es un hombre lobo.

A base de ensayo y error, Aymar descubre que puede adormecer la parte lupina de su sobrino adoptivo con una dieta basada en el consumo generoso de carne. Creyendo tener la situación bajo control, Aymar baja las precauciones con respecto a Bertrand y le permite salir de casa y estudiar. Sin embargo, su mitad bestial acaba despertando y cuando Aymar trata de volver a encerrarlo, Bertrand huye. Atormentado por el sentimiento de culpa, su tío le sigue la pista hasta París dispuesto a evitar que el muchacho se convierta en un peligro para la sociedad.

 "El hombre lobo de París" es también una crítica a la sociedad, al lado más destructivo y alocado de la humanidad, asociado aquí a la figura del lobo, reflejando las acciones bárbaras de diversos ciudadanos de París cuando la guerra los arrincona contra la pared y les hace sacar sus instintos más primarios, haciendo valer la famosa cita de "el hombre es un lobo para el hombre".

Samuel Guy Endore es el pseudónimo de Harry Relis (1900-1970) escritor y guionista estadounidense. Licenciado (1923) y Maestro (1925) en Artes por la Universidad de Columbia, Relis trabajó principalmente traduciendo obras del francés y el alemán, escribiendo biografías (Voltaire, Juana de Arco, Casanova,...) y creando guiones para Hollywood (La marca del vampiro, Muñecas diabólicas y otros) hasta que, el 19 de Septiembre de 1951, fue denunciado ante el Comité de Actividades Antiamericanes como presunto activista comunista (recordemos que estamos en mitad de la Guerra Fría); a pesar de no ser condenado, la acusación lo marcó de por vida, tanto profesional como personalmente. Además de “El hombre lobo de París”, es también autor de “Babouk”, “Methinks the Lady...” y “Call me Shakesperare”.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada